Dicen las malas lenguas que el mundo de los seguros es un territorio oscuro y peligroso: lleno de trampas, términos imposibles de comprender y letras chiquitas. Y aunque tenemos que aceptar que por mucho tiempo sí fue un sector muy cerrado y nebuloso, afortunadamente en la actualidad existen opciones que apuestan por la innovación, la digitalización, la practicidad y, sobre todo, por la atención de calidad a los usuarios. 

En WOOW ¡Toodo bien! ese es nuestro objetivo: protegerte a ti y a lo que más amas sin meterte en complicaciones. Es por eso que decidimos realizar este ABC de los seguros: la guía definitiva para aprender todo lo que siempre quisiste saber sin complicaciones ni pelos en la lengua.

ASEGURADA/ASEGURADO

Parece obvio, pero no lo es. Todos creemos que cuando alguien adquiere una póliza se vuelve una persona asegurada, pero, ¿es así de fácil? ¿Qué implicaciones tiene este término? ¿Cuáles son tus responsabilidades como asegurado? ¿Tienes derechos? Acá te contamos el chisme. 

En términos muy prácticos (y lingüísticos) un asegurado/asegurada es aquella persona protegida de las consecuencias de un riesgo mediante un seguro, o al menos esto dice la RAE. Aunque que debes tomar en cuenta que…

PUNTO 1: Un asegurado puede ser una persona física o moral. Es decir, una empresa o una organización puede ser considerado un asegurado.  

El asegurado es el TITULAR del interés objeto del seguro y es el encargado de asumir las obligaciones del contrato. Ponemos énfasis en lo de “titular” porque el asegurado no necesariamente tiene que ser la misma persona que el beneficiario o que el contratante. 

WOOW, un minuto, alto ahí. ¿Cómo que el beneficiario o el contratante?

Mujer pensando
El asegurado puede ser una persona diferente al contratante y el beneficiario.

PUNTO 2: El beneficiario es aquella persona titular del derecho indemnizatorio del seguro. Por otro lado, el contratante o suscriptor de la póliza es el encargado de pagar la prima de la póliza. ¿Por qué pueden ser figuras diferentes al asegurado? Te dejamos un ejemplo hipotético: 

Imagina que tu empresa (el contratante o suscriptor), decide contratar un seguro de vida para darle protección a los colaboradores (los asegurados) y que en caso de fallecimiento, los hijos de los colaboradores (beneficiarios) puedan cobrar el seguro. 

Ahora sí: hablemos de derechos y obligaciones de los asegurados

Como asegurado tienes los siguientes derechos:

  • Elegir de manera libre, informada y voluntaria el seguro que deseas con la aseguradora que más te convenga.
  • Recibir información completa y cierta de las condiciones y términos de los seguros que quieres contratar. La aseguradora te tiene que proporcionar TODOS los detalles para que tú puedas tomar una decisión.
  • Ojo a esto: puedes decidir si deseas contar o no con un intermediario o agente de seguros que te ayude durante la vigencia del seguro. Afortunadamente ya existen opciones como WOOW ¡Toodo bien! en las que no tienes que tener un agente, pues recibes atención rápida, personalizada y en línea de parte de todo un equipo que está atento a tus necesidades.
  • Que no te tomen el pelo: debes recibir la póliza del seguro.
  • Tienes el derecho a recibir los comprobantes de pago de la prima.
  • En caso de que ocurra un siniestro, tienes que recibir la indemnización pactada en la póliza de seguros.
  • Recibir asesoría y la información necesaria para realizar el proceso en caso de un siniestro: te tienen que decir cuáles son los requerimientos y qué documentos necesitas.
  • ¡Sí te ampara una ley! En caso de que una aseguradora no cumpla con las obligaciones asumidas en el contrato dentro de los plazos establecidos, deberá pagar al asegurado una indemnización por mora, de acuerdo al artículo 276 de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas Federal.
Mujer y hombre en la cama
Conoce cuáles son tus derechos y obligaciones como asegurado para que vivas tranquilo.

No menos importante: las obligaciones del asegurado

  • Debes leer concienzudamente todos los documentos y la información que te brinda un aseguradora antes de contratar una póliza
  • Cuentas claras, amistades largas: en caso de ser también el contratante, el asegurado se compromete a pagar la prima de la póliza sin excepción.
  • Notificar de manera sincera cuáles son los objetos o riesgos que deseas asegurar.
  • Cuidar los bienes asegurados y prevenir un caso de siniestro. Hay seguros que se van a echar para atrás si el siniestro fue provocado, entonces como asegurado te comprometes a no poner en riesgo de manera voluntaria aquello que aseguraste.
  • No agravar o extender los riesgos asegurados en caso de un siniestro.
  • ¡Informa inmediatamente en caso de un siniestro! No se vale esperar o cambiar la versión para salir más beneficiado.

¡Bien! Ahora que ya sabes todo sobre el concepto “asegurada/asegurado” te invitamos a estar atento a nuestras entradas del Glosario sobre seguros y por ahí date una vuelta por nuestro sitio web o descarga nuestra app Mi WOOW para que veas todas las cosas geniales que ofrecemos: adquirir alguno de nuestros productos es tan rápido, fácil y seguro que hasta parece un sueño. Te prometemos que serás el asegurado más feliz con nosotros. (;